Hay muchos estudios científicos que demuestran que el ayuno intermitente puede mejorar tu salud y ayudarte a perder peso. Actualmente hay muchas investigaciones en el campo del ayuno, y los resultados son asombrosos. Hay cada vez más pruebas de que el ayuno intermitente puede ayudar a curar enfermedades, y es una herramienta muy necesaria para ayudar a tu cuerpo a regenerarse y desintoxicarse. Otros estudios señalan los efectos positivos en las áreas de las enfermedades reumáticas, la artritis y la prevención de la demencia.